domingo, 28 de noviembre de 2010

OSCAR PETERSON Y LOS TROMPETISTAS


OSCAR PETERSON & DIZZY GILLESPIE
*
Caravan - Mozambique - Autumn Leaves - Close Your Eyes - Blues for Bird - Dizzy Atmosphere - Alone Together - Con Alma
*
Oscar Peterson - Piano
Dizzy Gillespie - Trompeta
*
Grabado en Londres, 28 & 29 Noviembre 1974


No existe ningún factor exógeno que nos impulse a recordar estas magníficas grabaciones. Ni se ha editado un recopilatorio, ni los protagonistas han fallecido recientemente ni nada por el estilo. Pero siempre será marca de esta casa el glosar las grandes obras del jazz de manera totalmente asíncrona con la actualidad, y esta es la ocasión de hacerlo. A principios de los años 70, el avispado productor y empresario de jazz Norman Granz, famoso por su afición a juntar grandes estrellas en multitudinarios conciertos (recordemos sus series de Jazz At The Philarmonic para Verve) y en sesiones de grabación, concibe la idea de unir en su recién creado sello Pablo Records a su pianista de cabecera Oscar Peterson con Dizzy Gillespie. Gillespie, extraordinario trompetista, principal protagonista e impulsor del bebop con Charlie Parker, estaba en aquel momento en plena madurez artística y profesional. El resultado de juntar estas dos fuerzas de la naturaleza no puede ser mas impactante. Estamos ante una grabación llena de fuerza, empatía y complejas interacciones entre dos músicos consagrados, con un oficio y una técnica musical difícilmente superable.

Suele acusarse a Peterson de ser un músico técnicamente extraordinario pero sin alma, incapaz de emocionar profundamente al oyente. Posiblemente haya mucho de cierto en esto, pero la música tiene otras muchas facetas desde las cuales es posible el disfrute, y en lo que se refiere a puro swing, en mi opinión pocos pianistas pueden hacerle sombra al viejo león canadiense. La música de Peterson es siempre estática, no evoluciona artísticamente, esta situada en un cómodo mainstream, pero amigos, en esa zona se desenvuelve con una inconmensurable maestría que hasta los mas recalcitrantes tendrán que reconocerle. Esa es la principal cualidad de estos duetos con Gillespie: son imbatibles, y al escucharlos se tiene la sensación de que ninguna otra combinación de músicos podría haber arrojado tan espectaculares resultados.

El disco fué un éxito, y Dizzy Gillespie obtuvo un premio Grammy por su interpretación solista en el mismo. Esto animó a Norman Granz a iniciar una serie de emparejamientos de Peterson con otros destacables trompetistas como Roy Eldridge, Harry Edison, Clark Terry y el por aquel entonces joven discípulo de Gillespie Jon Faddis, que se coló de rondón en este estelar plantel con muy apreciables resultados. Merece la pena rescatar estas grabaciones del olvido, ya que en general y con pocos altibajos, contienen la excitación del mejor jazz en una época en que la creatividad ya empezaba a declinar.


sábado, 13 de noviembre de 2010

BILL EVANS TRIO - SUNDAY AT THE VILLAGE VANGUARD




Aunque tarde, nobleza obliga, y con gusto devuelvo al amigo Parker el protagonismo que sin duda merece en este periódico desempolvar de clásicos de nuestra época dorada. No se me ocurre mejor sitio por donde empezar que estas legendarias grabaciones de nuestro pianista favorito en el club de jazz por excelencia, y que forman el núcleo esencial de la caja Riverside de Bill Evans que Parker, junto con otros compañeros, tuvo el inmenso acierto de regalarme por mi boda (pasando olímpicamente de la lista de regalos que con sangre, sudor y lágrimas había conformado en ese centro comercial que todos conocemos). Esto decía Parker en aquellos gloriosos años:

No era la primera vez que estos tres músicos se encontraban en el Village Vanguard, pero si sería la última. Diez días después de esta sesión el genial contrabajista Scott LaFaro, fallecía en un trágico accidente de tráfico. Con la muerte de LaFaro, Bill Evans perdía a su mejor acompañante. A un hermano espiritual que supo penetrar como nadie en la extraordinaria belleza de su música, inaugurando un nuevo estilo de trío en el que el bajo trasciende de su papel eminentemente rítmico y armónico para convertirse en un creador a pie de igualdad con el piano con el que intercambia frases y melodías, que improvisa sobre los temas en un sorprendente dialogo que exige técnica, sabiduría, respeto y sobre todo, grandes dosis de compenetración. A pesar del revés que la perdida de LaFaro supuso para la carrera Evans, en el futuro otros grandes bajistas como Chuck Israels, Gary Peacock, Eddie Gómez o Marc Johnson, vendrían a ocupar su puesto en este trío único.

Y estas grabaciones que aquí os proponemos son la máxima expresión del nivel que alcanzó la pianística de Evans durante este período y del importante papel que en este fenómeno desempeño LaFaro. La presencia en las grabaciones de dos temas de LaFaro (Gloria´s step y Jade Visions), nos permite comprender la dimensión del hermanamiento de ambos músicos en un universo impresionista y modal que Evans seguiría construyendo durante toda su carrera musical.

Pero escuchando a Evans y a LaFaro, no sería justo olvidar el papel que desempeña Motian en el resultado final de la obra. La importancia del bajo en los tríos de Evans, parece en ocasiones, relegar a un segundo plano a los baterías, pero es precisamente este hecho el que hace especialmente difícil su misión. El batería debe permitir y favorecer el mantenimiento del continuo dialogo piano-bajo y, sobre todo, ha de hacerlo audible al espectador y la moderación y sensibilidad de Motian, cumplen esa misión a la perfección en la totalidad de los temas que integran el álbum.

Miles Davis comprendió de inmediato la grandeza y originalidad del planteamiento musical de Evans al que incorporó a su sexteto, durante algunos meses de año 1.958, y al que volvió a llamar a fin de que interviniera en ese álbum seminal que es Kind of Blue. El trompetistas quedó cautivado por su tratamiento impresionista de los acordes basado en la música de Debussy, por la poesía que emanaba de sus improvisaciones sobrias y contenidas, pero emocionalmente conmovedoras, y por la técnica modal de improvisación sobre cambios de tonalidad, en la que el propio Davis estaba interesado.

En el Village Vanguard, estas características del arte de Evans se han desarrollado hasta la perfección y se muestran en toda su grandeza a través de todo el repertorio, desde las composiciones de LaFaro, ya citadas, pasando por un original eterno de Evans, Watz for Debby, que interpretaría durante su carrera , dos originales de Davis, Milestones y Solar y algún standard como Alice in Wonderland, My Foolish Hearth, Porgy, My Romace, My Man´s Gone Now, Some Other Time y All of You, todos ellos transformados por el genio musical de Evans y su trío, por su sensibilidad única e irrepetible. Como atractivo añadido Fantasy nos ofrece tomas alternativas de muchos de los temas, interpretados en los distintos pases de la velada.

Y como último ingrediente para un resultado incomparable, la sesión se desarrolla en el mítico Village Vanguard de Nueva York, cuyo escenario ha sido fuente inagotable de fertilidad para la creatividad de los grandes maestros del Jazz de la segunda mitad de nuestro siglo.

Y en este marco se desarrolla una sesión perfecta, un Domingo en el Village Vanguard, un Domingo mágico de arte y belleza, una emocionante despedida a la que tanto desearíamos haber asistido.



Ficha técnica


Bill Evans (piano), Scott Lafaro (contrabajo), Paul Motian (batería)


Gloria´s Step (Take 2) - Gloria´s Step (Take 3) - My Man´s Gone Now - Solar - Alice in Wonderland - All Of You - Jade Visions - My Foolish Hearth - Watz for Debby (take 2) - Watz for Debby (take 1) - Detour Ahead (take 2)- Detour Ahead (take 1) - My Romance (take 1) - My Romance (take 2) - Some Other Time - Milestones - Porgy


Grabado en Nueva York en vivo en el Village Vanguard, 25-6-1961

RIVERSIDE - Original Jazz Classics